abril 16, 2020

MICI somete TLC con Corea y se busca sancionar el vandalismo para aprobación de la AN

El ministro de Comercio e Industrias (MICI), Ramón Martínez presentó hoy ante la Asamblea Nacional (AN) el “proyecto de Ley que aprueba el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la República de Corea y las Repúblicas de Centroamérica”, destacando que este acuerdo comercial es parte de la estrategia internacional del istmo para el acercamiento con países asiáticos, con el fin de consolidar oportunidades que permitan reactivar la economía panameña, un paso indispensable frente a los efectos causados por la pandemia mundial del coronavirus.

Panamá apuesta a los mercados asiáticos, ya que los países de este continente serán los primeros en superar la actual pandemia, lo cual representa una oportunidad interesante para que el país venda productos y servicios de su oferta exportable y atraiga inversiones coreanas tan necesarias en la actual situación de crisis, explicó Martínez, ante los diputados de la AN.

“Definitivamente este TLC con Corea del Sur promoverá la inversión, el comercio y la cooperación en áreas muy necesitadas para nuestro país, a través de la transferencia de tecnología en mecatrónica, robótica, aplicaciones médicas (fármacos y vacunas), biotecnología, tecnología en la educación e investigación y desarrollo. Recordemos que Corea del Sur se convirtió en el primer país del mundo en ofrecer tecnología 5G”, destacó el titular del MICI.

El Tratado cuenta con 24 capítulos relacionados a bienes, servicios e Inversión y “fue el resultado de un proceso de consultas amplias con el sector privado y las autoridades gubernamentales competentes por tema”, precisó Martínez.

Oportunidades del acuerdo

El café, aceite de palma (tanto el crudo como el refinado), pasta de tomate, ron, entre otros, figuran entre los productos agrícolas para los que Panamá logró acceso inmediato. En tanto, dentro de los productos que lograron algún tipo de acceso preferencial mencionó: carne de bovino deshuesada congelada, fresca o refrigerada, carne de la especie porcina congelada (jamones y paletas), yuca, frutas tropicales (piña, banano, sandía, melón, papaya), procesado de pollo, azúcar cruda y refinada, harina y polvo de pescado, entre otros.

En cuanto a las sensibilidades agrícolas, el Tratado las blinda con exclusiones: productos lácteos, aceites, arroz, harina de trigo, carne de aves, carne de cerdo, embutidos, azúcar, café, harina de trigo, entre otros. Y en el sector de pesca, se logró obtener apertura preferencial en productos de interés para Panamá, entre ellos, lenguados, bonitos, cobias, tilapia fresca o refrigerada y congelada, langostas, camarones, cangrejos, salmón, atunes, entre otros.

Con relación al sector industrial, Martínez dijo que Panamá logró mantener exclusiones en aquellos productos industriales para los cuales se tienen mucha sensibilidad. Entre los productos industriales en los que se logró obtener exclusión están: jabones y detergentes, productos plásticos, productos de papel y cartón, baterías, entre otros. “Vale señalar, que este es el TLC que más exclusiones industriales, se ha alcanzado con socio alguno, con un total de 143”, afirmó.

Por otro lado, en materia de servicios e inversión, se logró mayor acceso para proveedores o empresas panameñas de servicios, particularmente en el sector financiero, servicios prestados a las empresas (servicios legales), telecomunicaciones, comunicaciones, distribución, marítimo, turismo y servicios logísticos.

“Honorables diputados, el TLC que ponemos a ustedes para su discusión hoy es muy necesario para reactivar varios sectores claves de la economía y poder ir preparándonos para mitigar las consecuencias negativas de esta pandemia para lo que solicitamos a la Asamblea Nacional su pronta ratificación”, concluyó Martínez.

Igualmente, El Órgano Ejecutivo, a través del ministro de Seguridad, Juan Pino presento un proyecto de ley relacionados con delitos penales.
 

En este sentido, el titular de la cartera de Seguridad presentó una iniciativa  para introducir reformas al Código Penal, a fin de que las conductas  individuales que provoquen o participen en actos de vandalismo  sea considerado como un delito  penal.
 

El ministro Pino señaló en la exposición de motivos que, el proyecto  busca la creación  de nuevos tipos penales  para  sancionar a las personas que se valen de los “estados de emergencia” para generar protestas o movilizaciones de carácter público  o cualquier otro acto de perturbación interna que amenacen la paz  y el orden

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *