julio 14, 2020

Suntracs denuncia traición en la mesa laboral

Después de infructuosos esfuerzos en la mesa económica laboral para poder llegar a resultados favorables para la clase trabajadora, la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI) decidió retirarse de ese espacio, mal llamado tripartito, pues el Gobierno y la patronal representan los mismos intereses.

Otras dos centrales más también se retiraron quedando en la mesa cinco centrales que en pocas horas llegaron a “acuerdos” con los empresarios, tranzando derechos y conquistas fundamentales para la clase trabajadora.

Tuvo así Cortizo, gracias a esta traición, un trofeo para exhibir en la Conferencia Internacional de Trabajo de la OIT, que se celebró a inicios de julio en Ginebra, Suiza, esta vez de manera virtual. El 8 de julio, Cortizo puso como ejemplo unos acuerdos (“22 compromisos”) cuyo contenido real todavía son desconocidos por la clase trabajadora.

La Ministra de Trabajo, Doris Zapata, presentó el proyecto de ley con esos acuerdos lo que conllevaría a modificaciones transitorias al Código de Trabajo y además expidió un decreto sobre las jornadas de trabajo.

Como hemos dicho, ese anteproyecto de ley desconocido hasta hace poco, contiene aspectos que flexibilizan aún más las normas laborales a favor de la patronal, legalizan los despidos masivos que, disfrazados de mutuos acuerdos, los empresarios han venido imponiendo en la pandemia, prolonga el período de los contratos suspendidos, reduce el XIII mes a 50 balboas a trabajadores con contratos suspendidos y a los que trabajaron ininterrumpidamente el empresario podrá pagar en dos partidas, se reduce el recargo en el pago de horas extras, días de fiesta o duelo nacional se pagarán igual que los días normales, se afecta la prima de antigüedad y se atentan contra el fuero de maternidad. Mediante decreto 101 de 13 de julio de 2020 de MITRADEL se establece reducción de jornada laboral y con ello disminución de salario.

Hablamos de una nueva versión de la Ley Chorizo que intentó imponer Martinelli y los panameñistas en 2010, que fue ampliamente repudiada por los trabajadores y derrotada en las calles a un elevado costo en vidas humanas, detenidos y heridos y rememora las modificaciones al Código de Trabajo, impuestas a sangre y fuego por el Gobierno PRD de Ernesto Pérez Balladares en 1995.

Se busca con ello que sean los trabajadores los que carguen con el peso de una crisis económica que ya estaba presente y que la pandemia ha agravado, es decir, imponer más sacrificios para aquellos que los empresarios mandaron para la casa sin un centavo, salvo los trabajadores de la Construcción que logramos acuerdos con la CAPAC y otro reducido número de empleados de otros sectores, que además los desproveyeron de sus cuotas del Seguro Social, para que el Estado cargara con ellos con un mísero bono de 80 ó 100 balboas que decenas de miles de panameños con contratos suspendidos aún no han recibido en cuatro meses y ni hablar de los desempleados y del sector informal.

El futuro inmediato es incierto y lleno de desesperanza ante el inminente crecimiento del desempleo y la pobreza en todas sus formas. El pueblo sufre hambre, dolor y luto dado el número creciente de muertos y contagiados, el colapso de los hospitales y la negligencia e incapacidad de las autoridades para enfrentar la pandemia. Todo esto en medio del robo, la corrupción, endeudamiento y atraco de los fondos públicos..

Nuestro llamado es a la unidad, a la resistencia y a la lucha frontal para enfrentar estos embates de la patronal y su gobierno y defender nuestros derechos y conquistas.

  1. Editorial de La Voz del SUNTRACS, julio de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *