agosto 11, 2020

La biodiversidad puede limitar las invasiones de lagartijas

Cuando Estados Unidos inundó el valle del río Chagres de Panamá en 1910, el lago Gatún tenía el récord de ser el embalse más grande del mundo. Este récord fue superado, pero los investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), que ahora están estudiando las lagartijas invasoras en las pequeñas islas que salpican el lago, descubrieron que las islas con lagartijas nativas actúan como otro tipo de reservorio, albergando a los parásitos que controlan invasores. El estudio, publicado en la revista Biology Letters, es una valiosa evidencia experimental de que la biodiversidad es mejor, lo que hace que los ecosistemas sean más resistentes a la invasión.

Como parte de otro estudio para averiguar cuántas generaciones se necesitan para que las lagartijas anolis delgadas (Anolis apletophallus) se adapten al cambio climático, un equipo de investigación dirigido por Christian Cox, científico visitante en STRI de la Universidad Internacional de Florida, y Mike Logan de la Universidad de Nevada, Reno, trasladó lagartijas del bosque tropical en el continente a las islas, que tienden a ser más cálidas y secas. Antes del traslado, hicieron un control de salud general de las lagartijas que incluyó contar la cantidad de parásitos (ácaros) en sus cuerpos.

Cuando regresaron varias veces durante los siguientes dos años para ver cómo les estaba yendo a las lagartijas en sus nuevos hábitats, contaron la cantidad de ácaros.

“Descubrimos que en las islas sin especies residentes de lagartijas anolis, las lagartijas anolis delgadas que fueron trasladadas a las islas perdieron sus ácaros en una sola generación, y los ácaros ya no están varias generaciones después (hasta el presente)”. Comentó Cox. “De hecho, las lagartijas fundadoras individuales que tenían ácaros durante el traslado inicial no tenían ácaros cuando fueron recapturadas más tarde. En contraste, las lagartijas que fueron trasladadas a una isla con otra especie residente (nativa) de lagartijas mantuvieron sus ácaros durante tres generaciones, y algunas de las fundadoras de la isla de dos especies nunca perdieron sus ácaros”.

“Nuestro estudio resultó ser una prueba experimental a gran escala de la hipótesis de liberación del enemigo”, comentó Logan, quien realizó este trabajo como becario postdoctoral de STRI/Tupper durante tres años. “A menudo, cuando un animal invasor aparece en un lugar nuevo, todos sus patógenos y parásitos se quedan atrás o no sobreviven, lo que le da una ventaja de supervivencia adicional en el nuevo lugar: de ahí el término liberación del enemigo”.

El equipo también encontró que la isla de dos especies tenía menor densidad y menor biomasa por unidad de área de la especie de lagartija invasora, lo que indica que la presencia continua de los ácaros puede mantener sus poblaciones bajo control.

“Nuestro estudio es un claro ejemplo de algo que los conservacionistas han estado tratando de comunicar al público durante algún tiempo”, comentó Logan. “Diversas comunidades nativas a veces funcionan como ‘reservorios enemigos’ de parásitos y enfermedades que reducen el número de invasores”.

La financiación para este estudio fue proporcionada por la Institución Smithsonian, la Universidad del Sur de Georgia, la Fundación Memorial Theodore Roosevelt y el Museo Americano de Historia Natural.

El Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en ciudad de Panamá, Panamá, es una unidad de la Institución Smithsonian. El Instituto promueve la comprensión de la naturaleza tropical y su importancia para el bienestar de la humanidad, capacita estudiantes para llevar a cabo investigaciones en los trópicos, y fomenta la conservación mediante la concienciación pública sobre la belleza e importancia de los ecosistemas tropicales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *