septiembre 23, 2020

Las Veraneras No. 2, segundo asentamiento legalizado con 40 familias

Las Veraneras No. 2, en el distrito de Arraiján, se convirtió este miércoles en el segundo asentamiento informal, que legaliza el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot), beneficiando a más de 200 personas de bajos recursos económicos.

Se trata de 40 familias, residentes de una loma localizada en el corregimiento de Arraiján Cabecera, en la provincia de Panamá Oeste, que obtienen el certificado de Asignación Provisional de Lotes Listos para Facturar, lo que les permite acercarse al Banco Hipotecario Nacional para realizar módicos pagos de las tierras y obtener sus escrituras públicas.

En un acto protocolar, encabezado por el ministro Rogelio Paredes, un número simbólico de beneficiarios recibió formalmente sus certificados como tenedores del lote, debido a que tenían más de una década residiendo en el área y cumplieron todos los requisitos.

El titular del Miviot explicó que esa zona en un principio era área revertida, pero fueron atendidas por el equipo de la Dirección Nacional de Asentamientos Informales que mediante recorridos, censo y citaciones alcanzaron completar la actualización de documentos, que se les dio seguimiento, revisión y aprobación.

Paredes sostuvo que las 40 familias de Las Veraneras No. 2 cumplieron con algunas recomendaciones hechas por el Sinaproc como adecuaciones y mejoras del terreno y además tienen los planos aprobados por el Miviot, lo que les facilita el proceso para lograr las escrituras del terreno y hay otras familias en evaluación en 22 lotes que están en zona de riesgo.

En Arraiján se prevé entregar en los próximos días el asentamiento Altos de Howard, para continuar el ciclo de legalizaciones en el país.

Según reportes del Miviot, en Arraiján existen unos 70 asentamientos con familias que esperan respuesta, tanto en terrenos nacionales como privados.

El gobierno del presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, busca reducir la brecha de la desigualdad social y la pobreza, acabando con la sexta frontera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *