octubre 2, 2020

La piel, otra víctima de la pandemia y la cuarentena

La pandemia por COVID-19 nos ha cambiado la vida. Las mascarillas han llegado para quedarse y su uso puede producir problemas en la piel, por agresión (roce) sobre el manto hidrolipídico, que es la barrera de protección de la piel. A esto se le suma el calor y la humedad de nuestro país, el estrés del confinamiento, y otras causas que hacen que se activen las vías inflamatorias del organismo y pueden tener un impacto mayor o menor, en nuestra piel, nos indica la Dra. Lidia Donderis, Dermatóloga del Hospital Paitilla.

Primero hablaremos del uso correcto de la mascarilla:

-La persona debe lavarse bien las manos por lo menos por 20 segundos. Si no recuerda cuando fue la última vez que se lavó las manos, debe proceder a lavárselas antes de tocarse la cara para poner o retirar la mascarilla.

-La mascarilla debe colocarse cubriendo la nariz y la boca hasta debajo de la barbilla.

-Luego debe tomar los elásticos o tiras y colocarlos en las orejas o amarrarlos en la cabeza y cuello posterior.

-Si la mascarilla tiene una barrita para sellar la nariz se debe presionar para sellar todo y que no entre aire contaminado, así mismo, evitar que se nublen los lentes por el vapor.

-La mascarilla no debe utilizarse con la nariz afuera, ni en el cuello, ni la frente, porque esas áreas pueden estar contaminadas y lo lleva a su boca o nariz.

-No tocar la parte exterior de la mascarilla y mantener distancia. Si la distancia con las otras personas es de un metro y medio por lo menos, la probabilidad de que se contamine su mascarilla y usted es muy baja.

-Al llegar a casa debe lavarse las manos antes de quitarla y remover la mascarilla por los laterales. Nunca debe tocar la parte delantera y proceder a limpiarla y secarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *